La Universidad Carlos III elige hoy [martes10 de abril] a un nuevo rector, el segundo de su joven historia. La jubilación de Gregorio Peces-Barba, «pater patriae» de la Constitución y de la propia universidad getafense, que el pasado 13 de enero cumplió los sesenta y nueve años, ha abierto el camino de su sucesión.

Tras una primera ronda electoral, y descartado un tercero en discordia, quedaron abocados a la final universitaria el candidato «oficialista», Luciano Parejo, y la alternativa al gobierno de los socialistas en esta institución, Daniel Peña.

Luciano Parejo, Catedrático de Derecho y experto urbanístico, aparenta la modernidad del más de lo mismo, solución continuista. El anterior mandamás de la universidad Carlos III pretende dejar en la silla rectoral al que han catalogado como su «delfín» y asesor del gobierno de Rodríguez Zapatero, y sobre todo de la ministra de Vivienda, la famosa Trujillo. El felipismo (y D. Gregorio es una de las reliquias de esta etapa de la historia de España) está en proceso de liquidación por traslado en el PSOE de España; en desuso por exigencias de catalanes y vascos. Es la hora del «talante».

No vamos a aportar nada nuevo sobre la figura de este abogado socialista que ya ocupó cargos públicos en los gobiernos del PSOE. Es la opción más «política» de la contienda electoral universitaria.

Daniel Peña es, por el contrario la parte menos política y más técnica; ingeniero industrial de formación y especializado en estadística con un amplio curriculum universitario y el respaldo de una extensa relación de publicaciones, podría considerarse el más «universitario» de los dos candidatos. Visto desde fuera parece el «rival más débil». La estadística, las encuestas y las probabilidades políticas auguran el triunfo de su rival. En la primera ronda Parejo recolectó el 39 por ciento de los votos; Pena, el 35 por ciento. Falta por ver la dirección del voto recibido por el candidato eliminado.

Luciano Parejo, además de todo lo expuesto en su curriculum, es conocido en Getafe por ser el autor de algunos informes jurídicos para organismos como la Junta de Compensación de El Bercial o las Cooperativas de Viviendas «Getafe, Capital del Sur» y «Getafe, Cuna de la Aviación Española». Este último informe salió a relucir en un periódico local, vinculado a través de la gestora con esas cooperativas, para mediar en la polémica sobre la legalidad, o no, de la compra de terrenos que iban a ser expropiados por el Consorcio Urbanístico Los Molinos Buenavista para la promoción de viviendas protegidas para sus socios.

El caso es que el bueno de Luciano cobra sus buenos eurillos por la emisión de tan polémicos informes jurídicos. La existencia de estas «gratificaciones» o trabajillos extras de juristas y jueces está muy extendida, y hace poco salió a colación con motivo de la recusación de uno de los magistrados del Constitucional ante el debate del Estatut de Catalunya por haber realizado (y cobrado) un informe para la propia Generalitat. Qué morro…

Algún catedrático, y jurista también, nos ha ilustrado la personalidad tan «política» de Parejo. Los profesores se toman a cachondeo su afición a los informes y dictámentes jurídicos. Aseguran, las malas lenguas, que a la vez que se ofrece a su partido para la elaboración de la nueva Ley del Suelo, es capaz de dirigirse a la oposición para intentar vender los puntos recurribles de la norma. Otro informe, otro sueldecillo. Así es la vida.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

P.D. En contra de la profecía que hablaba de un rector urbanista, y de la presión ejercida durante toda la jornada electoral para recolectar votos, el candidato oficialista, el «ahijado» de Peces-Barba, perdió las elecciones. El nuevo rector de la Universidad Carlos III es Daniel Peña. Y como no hay mal que por bien no venga, la derrota electoral permitirá a Luciano seguir «gobernando» el «master» de urbanismo y confeccionar informes jurídicos a diestro y siniestro; dicho sin intención política.