Getafe es el municipio de la Comunidad de Madrid en el que más ha subido el precio de la vivienda en términos absolutos entre los años 2000 y 2005. Más que en Pozuelo, Majadahonda, Boadilla, Arroyomolinos, etc.. Según los datos estadísticos de Foro Consultores, el incremento del precio en la capital del sur es del 216 por ciento. Los datos del incremento del precio de la vivienda en Getafe contrastan con los de otras poblaciones cercanas como Leganés o Fuenlabrada.

No hemos querido dejar sentada como cierta la conclusión de Foro Consultores y decidimos realizar nuestro propio muestreo con la vivienda usada que venden los ciudadanos a través de sus anuncios clasificados en la publicación local El Buzón de Getafe.

En el número 187, de fecha 24 de julio de 2000 se vendían las siguientes viviendas:

1.- El piso más barato que aparecía en aquella edición: «Getafe. Expléndida vivienda 2 amplios dormitorios, salón, cocina y baño. Ideal para vivir. Solamente 46.879 euros….». (Había, incluso, una categoría para clasificar las viviendas insertadas con un rango entre los 30.051 y los 54.091 euros; ¡qué tiempos…!)

2.- El piso más caro que se publicó en aquella edición: «Getafe (Juan de la Cierva). Piso exterior, 145 m², 1º, ascensor, 4 dormitorios, salón amplio, cocina amueblada y reformada, dos baños completos, terraza, gas natural, calefacción, aluminio, gres, puertas nuevas. 162.273 euros…»

3. El anuncio del chalé adosado más barato, se publicaron hasta cinco ofertas distintas en el mismo barrio y con el mismo precio, decía «Getafe (Sector III). Chalet cuatro dormitorios, salón independiente, dos baños completos, aseo, cocina amueblada, terraza en habitación principal, gas, ventanas aluminio, gres, parquet, jardín, buhardilla. 180.304 euros«.

Espero, queridos lectores, no aburrirles con esta entrada llena de anuncios clasificados imposibles; unos, porque han sido rescatado del papel amarillo y caduco; otros, porque los guarismos parecen números de teléfono. Sin embargo hay que repetir las categorías anteriores del mismo periódico El Buzón, que se publicaron, por ejemplo, en la edición de 17 de abril de 2006 (núm. 324) para comprobar la veracidad o no de los datos estadísticos.

1.- El piso más barato. «Getafe (Alhóndiga). Piso muy económico. Primera planta. 2 dormitorios Baño, terraza. Exterior. 154.460 euros. Tel.: …»

2.- El más caro (uff…): «Getafe (Centro) Piso de lujo. 120 m² aprox. 1ª planta. 3 dormitorios, dos patios. Plaza de garaje. Exterior. Seminuevo. 498.000 euros…» (el anterior 468.000, el anterior 463.000, 457.000, 450.760, 441.744, …; así hasta los 154.460 del más «accesible».

3.- Los chalés (adosado) oscilan entre los 420.000 y los 570.962 euros.

Parece, ante la evidencia de la realidad impresa, que los datos aportados por Foro Consultores se consolidan como reales aunque no parezcan verídicos. Extrapolando cifras, y -por una vez- con la estadística a nuestro favor, se obtiene aproximadamente, como factor, un número irracional, irrazonable, esotérico y místico, el primero y más importante de esos número sin fin que sirve generalmente para calcular la superficie del círculo o el tamaño de su circunferencia.

El precio actual de una vivienda (llamémosle pav) resulta de multiplicar el valor de la vivienda, al inicio del llamado «boom inmobiliario«, en el año 2000, pv, por el número pi (3,14159). (pav=pv x pi). Podríamos generalizar e introducir nuevos factores para deducir ese número que determina el valor de la ambición y la codicia. Una fórmula que nos llevase al valor total de la especulación, al tamaño justo en metros cuadrados de la tarta inmobiliaria o la longitud de la curva de la teta de la que maman los corruptos.

La realidad, en cuanto a vivienda de nueva construcción, es peor que la conclusión estadística o el resultado de la aplicación de la fórmula anterior. En Getafe hay alguna promoción en la que una vivienda de tres dormitorios, con trastero y garaje ha superado la estratosférica e imposible barrera de los 600.000 euros. ¡Están locos,… lector! Hay que amar mucho a la inhóspita y destartalada Getafe (y endeudar hasta los nietos) para pagar 100 millones de las antiguas pesetas por un pisito con piscina sólo por que está cerca de la Universidad Carlos III. De qué pasta están hechos los hombres y mujeres que adquieren esos «playazos tropicales»; o ¿será una»costa da morte» azotada por tremendas hipotecas y vientos de tormenta monetaria?

Si el precio de las «soluciones habitacionales» se ha incrementado pi veces en los últimos seis años, independientemente del gobierno que tengamos, y otras pi veces el lustro anterior, y queremos conocer el esfuerzo que supone a los ciudadanos necesitados adquirir una vivienda tendremos que recordar cuánto se han incrementado los salarios. ¿Un 25 por ciento? ¿Podríamos concluir que hoy es dos veces y media más difícil adquirir un piso que hace seis años? Si en el año 2000 hacían falta el salario de dos personas para adquirir una vivienda, hoy hacen falta cinco salarios. Eso, o reducir el tamaño de los pisos dos veces y media (de 100 m² a 40m²).