Que la mayoría de los políticos tienen una cierta tendencia al nepotismo es una realidad patente en numerosos casos; y casi aceptada socialmente. Parece lógica la tendencia de los gobernantes a favorecer a familiares y a personas afines con cargos públicos, fruto, en parte, de la esencia íntima de la condición humana; a todos nos gusta rodearnos de personas de confianza, aunque dentro de la institución se haga la mayoría de las veces bordeando lo «ético», incluso lo legal, que diría nuestro experimentado alcalde.

El término de nepotismo deriva del italiano, sobrino; «nepote» es el pariente y privado del Papa.
Cuando el nepotismo se convierte en desmedida preferencia, argucia, artimaña o componenda, del político, o técnico con poder suficiente, para que sus parientes obtengan un empleo público -como funcionario, no como cargo de confianza-, en perjuicio de otros ciudadanos, el hecho puede empezar a calificarse, presuntamente, como delictivo; es, por ejemplo, el caso del alcalde socialista de Mijas (Málaga), Agustín Moreno que será juzgado por crear una plaza de funcionario de su propio Ayuntamiento «a la medida» y, claro, … ganar las oposiciones restringidas. Obsesivo.

No nos interesa el caso del alcalde malagueño, teniendo, como hay, ejemplos más cercanos. Se trata de una historia de nepotas o nepotistas; dicho, eso sí, sin acrimonia, ni discriminación de género. Alejandra y Juana son, respectivamente, Concejala y Directora del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Getafe. La edil, María Alejandra Escudero Félix, que prefiere ser llamada Sandra, ha sido noticia recientemente por que el alcalde Pedro Castro le ha retirado la firma y los poderes que tenía como delegada del área. Sus funciones han sido absorbidas por el responsable de urbanismo Santos Vázquez. Juana de Pablos Acosta es la directora gerente del Servicio Municipal de Medio Ambiente.

Inicialmente se creyó que el cese de la edil en la delegación se debió a una «metedura de pata». Alejandra decretó el cierre de una papelería, el Rincón de Román, por que «chirriaba el cierre metálico». El asunto, por lo grotesco, suscitó todo tipo de comentarios y protestas. Nadie del gobierno municipal fue capaz de aclarar el asunto o realizar declaración alguna. Se entiende que la edil, de firma seguramente liviana como la del responsable de cultura, firmó la clausura del establecimiento, suponemos, con algún tipo de informe y con el visto bueno de la directora del área, Juana de Pablos Acosta; también es un decir. O una trampa. Emboscada. Zalagarda.

El nuevo responsable del área de medio ambiente, Santos Vázquez, calificó el cese como una mera cuestión de agilidad administrativa. Por esa misma razón podría precindir el alcalde de la mitad de los delegados que pagamos, no sin esfuerzo, con los impuestos. Sin embargo es una explicación triste, falsa y en el fondo inútil. Le retiran los poderes, la firma, se la deja sin trabajo, pero… con el sueldo íntegro. Según el rábula del gobierno municipal «pertenecer a la Comisión de Medio Ambiente de la Federación de Municipios y trabajar en el grupo del mismo área del PSOE a nivel nacional hace que la concejala tenga muchas tareas y no pueda atender como debiera las exigencias de la concejalía». Ya lo ven. Expléndido. Le pagamos el salario para que siga yendo a la Federación de Municipios y al PSOE nacional a tratar del medio ambiente cuando en su municipio le han retirado «la cartera«. Parece evidente que aquellos cargos derivan del local; o será Getafe el mundo al revés. No, no, no…

El periódico «Al Día» (oh dios, otra vez tenemos que citarlo; qué audacia en su último número ¿Seguirán?…) rastreaba la verdad del caso sin llegar a ver la luz última. Las dos mujeres, marisandra y marijuana, iniciaron una auténtica «conflagración» femenina por el poder en la Delegación de Medio Ambiente. Una auténtica pelea femenina, con tirones de pelos y arañazos de gata. Un zamarreo político imprevisible de no ser por los galones recién adquiridos por la Juana con su noviazgo de conveniencia; ascenso social, político y mediático, vertiginoso y meteórico. Cómo sería posible, de otra manera, que la directora del un servicio municipal se rebele contra su jefa, la política, la concejala… a riesgo de perder hasta el empleo. Ese estéril e inane mérito nos lo podemos atribuir muy pocos.

Marisandra tiene novio; marijuana también. Perdonen ustedes que saque a relucir a los novios de estas señoras como si fuera la telenovela vigente o la sección local de la famosa «salsa rosa», pero hay que fijar los antecendentes de la refriega para predecir con exactitud cual será el resultado. Y las consecuencias. Uno, de los novios, ni siquiera sabemos quien es; un «donnadie» (admítase como una licencia literaria sin ánimo peyorativo). El otro, el novio de la marijuana es, nada más y nada menos que «el rubio«, Jesús Neira, exconcejal de urbanismo del Ayuntamiento de Getafe, ex diputado regional por el PSOE y el hombre que se ha enriquecido de forma rápidal, fulgurante y escandalosa. Régulo de la trama de empresas socialistas de Getafe; dueño del periódico Getafe Capital; y nuevo multimillonario al que Pedro Castro ha acusado de no tener ética por hacerse rico con el urbanismo de Getafe. ¿Pero, será cierto?

El caso es que marisandra y marijuana iniciaron el despliegue de sus estrategias, con el ambiente más que cargado, por culpa del trabajador de la concejalía que se jubiló y dejó las puertas abiertas a la esperanza de «enchufar» al pariente. En el caso de la directora del área, la beneficiaria sería su hija. En el caso de «la jefa», la concejala, el empleo estaba destinado para su novio el «donnadie» . Vaya leche. Pelea de nepotistas. El resultado parecía evidente a la vista de las agarrederas políticas de la Juana, aunque la Escudero intentó poner nombre y apellidos en el pliego del concurso pretendiendo requerir para el cargo de inspector de medio ambiente la titulación de pedagogo (ahora ya lo sabemos, su novio es pedagogo); así podríamos explicar a los pobres tenderos que el cierre del establecimiento no puede chirriar. Que hay que echar aceite o te cerramos el local, pero eso sí, con todo tipo de explicaciones y demostraciones didácticas.

Visto así, la lucha de las dos mujeres por colocar a «nepote», resulta grotesca y sucia; de intención bastarda; la secretaria de la concejal abandonó la posición neutral y se alineó con el poder, de parte de la directora. Una no es tonta y sabe quien lleva el bastón con mando en plaza. La crisis en la delegación municipal estaba expuesta con femenina crudeza. Sin embargo se transforma en crisis municipal, se acelera y se intensifica cuando la edil amenaza con despedir a la secretaria y con … con qué podría amenazar María Alejandra que haga más daño que el desamor… Oh sí, … es eso.
Parece una tontería, pero el poder que se disputan ambas hembras es importante; el área está encargada de elaborar los preceptivos informes medioambientales para la aprobación de los diferentes desarrollos urbanísticos, incluso el Plan General de Ordenación Urbana. Así podemos entender el desprecio del Plan General de Getafe por criterios ecológicos y de sostenibilidad. Conceptos que Medio Ambiente de Getafe desprecia de una forma intolerable. Por el interés, te quiero ¿andrés?… No, no, no.

¿Saben ustedes quién se beneficia en la mayoría de los desarrollos urbanísticos que informa la Juana? Oh, si… es él. Han acertado. ¿Saben ustedes quién firma el informe medioambiental sobre El Rosón? Oh, si,… es ella. Nuevos datos para nuestros lectores los ecologistas de Perales del Río ¿Saben quién firma el informe sobre el impacto mediambiental del campo de Golf que se construirá sobre terrenos protegidos de Perales del Río? O h, si…. es ella.

Nuevos datos para nuestros amigos de la Comunidad de Madrid ¿Saben en qué nuevo informe de impacto medioambiental trabaja marijuana? ¿No? ¿De verdad? Se trata de la sectorización de Perales del Río, «el Verdegueral», donde el PSOE local pretende construir más de 15.ooo casas. Las prisas por aprobar antes de las próximas elecciones municipales esta monstruosa operación urbanística son, en realidad, la causa de los desvaríos, mentiras, vaivenes del gobierno muncipal con los desarrollos de Los Molinos-Buenavista. Una ciudad nueva, de golpe, de repente, con más de 60.000 habitantes. Una cifra que no se corresponde con una política coherente, ni progresista ni liberal, de preservación ecológica, sostenibilidad o necesidad. ¿Las causas? ¿Saben quién gana el 8 por ciento de todo ese sector? Seguro.

Así, con el potaje preparado, se atrevió marisandra a amenazar a quien ya viene dando el visto bueno medioambiental a la política urbanística que fuera del ayuntamiento ejecuta su hombre. Amenazar con obstaculizar los negocios de la trama de empresas socialistas… Perdición, «cenicienta» vuelve a ganar. Alejandra es cesada por el alcalde a iniciativa del ex concejal de urbanismo (parece evidente). Lo demás son excusas; y memas. Hay en juego mucho dinero para andar con tonterías. Es tremendo. El ocho por ciento de cuatro millones de metros cuadrados son 320.000 metros, de los que ya ha cobrado una buena parte; a 180 euros metro cudrado de suelo bruto, calculen… Y si es edificabilidad …, ni siquiera entra la cantidad de dígitos resultanes en la calculadora. Error. Es el negocio urbanístico del siglo. XXI, por supuesto. En Madrid.

Mientras la chiquilla llora por los rincones (el llanto es gratis), la «rubia» publica articulitos en el periódico de su novio; el PSOE representa la opereta de siempre: «aquí no pasa nada, tara, rara, ta, rará,…». Se le paga el sueldo para que no suelte la lengua. Hay que atar el ganado. Y de cerca. Que ya bastante revueto anda el cortijo con sus caballeros y sus señoronas.

¿No les interesará a nuestros lectores y amigos de latinoamérica como guión para una telenovela? Pues creo que sirve, eh… Poder, dinero, política, negocios fáciles y suculentos, amoríos, desencuentros, mujeres enemistadas, herederos disconformes, … ¿Pasión de gaviotas? ¿La Tormenta de Getafe? ¿Pueblo chico, infierno grande?, ¿Amarte es mi pecado? ¿Hasta que la plata nos separe?