No era el día de los santos inocentes. Aunque sí justo después de los excesos de nochevieja. El caso es que la noticia saltó –otra vez más- entre las páginas insulsas del periódico deportivo. Pedro Castro y Angel Torres han acordado, por fin, no sólo cambiar el nombre al coliseum» Alfonso Pérez, sino la forma y la justificación, el cómo y el porqué.

Es curiosa, por no decir otra cosa, la decisión de asignar el nombre de un futbolista como Alfonso al mayor recinto deportivo de Getafe; aunque la vistieran con el sayo de la encuesta popular. Un «héroe» que no ha pasasado de ser, simplemente eso, un futbolista más, sin ninguna proyección humana especial que haga que los getafenses tengamos que rendir necesariamente culto a «su personalidad». Parece vano el criterio o poco consistente la valoración de los méritos, si los hubiera, para ostentar esa gloria. No parece que tenga mucha más valía o represente unos valores humanos y sociales muy distintos a los que poseen otros deportista relacionados con el deporte local como Butragueño , Víctor o Pavón, hablando sólo de los que practican el balompié; es posible que haya muchos más deportistas que pudieran optar a ese público reconocimiento, pero, tendrán que perdonar mi ignorancia en este tema; no es lo que nos motiva este apunte de bitácora.

Estos dos «portentos», alcalde y presidente del club, han pensado que la mejor manera de liquidar el lastre denominativo es hacer una subasta para patrocinar el nombre del estadio. Sí, lo he dicho, denominar al recinto con el nombre de la empresa o particular que ponga más dinero; y esperan conseguir, he ahí el porqué, unos ingresos de al menos un millón de euros. No me digan que no es genial, ehh. Además de beber, mezclando licores fuertes, parece que fuman. Por lo menos es una buena excusa para dejar de publicitar a Alfonso Pérez Muñoz, ahora que pretende vivir de vender la imagen de otros deportistas. Otro problema será qué nombre se pone y, cómo se resuelve, jurídicamente, lo de la subasta: quién la convoca y quién evalúa las ofertas,.. ¿el municipio o el club de fútbol?

Parece que la única condición que pondrían el Ayuntamiento y el Getafe Club de Fútbol en las bases de la subasta es mantener el apelativo de «coliseum», ignorante manera de llamar a un recinto deportivo. Parece que no haya nadie que corrija a estos engreídos con ínfulas de emperador romano. Ni siquiera la versión española del latinismo, coliseo, es apropiada (bueno, según se mire) para un recinto deportivo (coliseo se asocia a circo, teatro, anfiteatro o sala como lugar de cultura y espectáculo).

Bueno sería que, de seguir con su histriónica idea, corrigieran ese estúpido sobrenombre. Lo más apropiado para un recinto de sus características es estadio. Y punto. Está inventado, señores. No quieran ser más letrados o eruditos que el resto del personal.

Desde luego, y al margen de la parodia, no nos parece una buena idea. Y se nos antoja, cuesta creerlo, que el alcalde chochea; cada vez que habla o se le ocurre una idea, sube el pan (o el IBI, o la ecotasa,…). Ya fue mala la idea de nombrar como Alfonso Pérez al nuevo estadio de las Margaritas, barrio popular al que siempre estuvo ligado el club, que ahora administran los auténticos propietarios del suelo de Getafe.

Es el momento de aquellos que tienen la necesidad urgente de revitalizar el protagonismo político, la posibilidad de confirmar un nuevo estatus económico, de ratificar el ascenso en la escala social o de aparecer a nivel nacional como un prohombre. Hasta Pérez tiene la oportunidad, cara, eso sí, de seguir enseñando a sus hijos el estadio con su nombre y apellido. También es la oportunidad de otros, aunque no sean precisamente ejemplos de nada, pero con el suficiente dinero como para darse ese lujo o para dárselo a otros. ¿Qué les parece «Estadio Pedro Castro»? (o Coliseo, si así lo prefiere su excelencia, ¿quién pagó en la subasta el millón de euros?); ¿cómo suena Estadio Jesús Neira? (un individuo que está dando su vida por esta ciudad, según la izquierda municipal, .. y además una «buena vida»…) o, incluso el de cualquier pringado con dinero o representándolo. El pueblo da para mucho, imagínense.. Estadio de García, Jiménez, González, Herrero,.. Hasta podría ser, porqué no, Estadio Angel Torres (o Coliseum, si va de eso..)

También pudiera ser la oportunidad de alguna empresa para colocar su estandarte o logotipo en lo más alto del patrocinio deportivo local, y hablando de eso no podemos olvidar la posiblidad de que finalmente sea el PSG Estadio o, aunque parece un poco tarde para alardes, Trébol Estadio; o Ciudad Deportiva Astron, Adidas, bueno,… mejor sería o más conveniente Joma Sport Stadium, … Sin embargo parece que el mejor posicionado es David Moreno Pingarrón; el administrador único de PSG, «Damopin», aparecía en el último número de la revista Emprendedores como uno de los 100 mejores empresarios de España por su “audacia y originalidad”.

En fin, se han lucido Torres y Castro, el nuevo dúo de moda de Getafe, con su ocurrencia. Hasta es posible que lo estén pensando de verdad de cara a las próximas elecciones municipales y finalmente quieran o pretendan realmente llamarle Pedro Castro. Sería la leche…¿Suena bien, ..?; bueno a mAg seguro que no le parece de la misma manera. No pasa nada, al año siguiente le cambiamos el nombre… Seguro que el mismo, o la misma, que patrocine el Coliseum alcade Pedro Castro se puede (y deberá) gastar otro millón de euros en sustituirlo en el 2007 por Estadio alcalde José Luis Moreno.

En el «circo» Alfonso Pérez también se juega la liga, no sólo la deportiva; también la política. Al menos mientras dure la primera. El árbitro puede ser de IU; o no. Según las apuestas, lo más probable es que este año no la gane el mismo.