El Pleno municipal en su sesión de 23 de diciembre de 2009 acordó aprobar inicialmente la segunda modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Getafe referente a “la adecuación de los usos dotacionales públicos en los suelos ocupados por la plaza de toros y el parque de la calle Frida Kahlo”.

El anuncio de la modificación que se publicó hace unas semanas en la sección de anuncios oficiales del diario El Mundo, aseguraba que el objeto de de la propuesta es “regularizar la situación de los terrenos dotacionales de red general que ocupan, por un lado, la plaza de toros, calificado actualmente de zona verde, y, por otro lado, una parcela vacante calificada de equipamiento educacional situada con frente a la calle Frida Kahlo en la que actualmente hay un parque».

Según el gobierno municipal, esta modificación no supone una disminución de zonas verdes, siendo una mera adaptación de los suelos a la realidad existente.

Lo vamos a explicar. Cogen el plano de la zona. La plaza de toros, ubicada en una parcela calificada como zona verde de 10.090 metros cuadrados, y el viario que la atraviesa (parte de la calle Averroes) con 1.404 metros cuadrados, se transforman con la modificación del Plan General en una parcela de 11.494 metros cuadrados de Centro Integrado. ¿Y qué es eso?

La figura del Centro Integrado está recogida en el vigente Plan General de Ordenación Urbana de Getafe y es un espacio dotacional en el que se hacen compatibles algunos usos como por ejemplo el comercial. ¡Bravo! El Ayuntamiento está tan necesitado de fondos que  apenas paga la nómina municipal con puntualidad y debe atrasos importantes; recurso que espera genera con esta sencilla recalificación que, hasta el momento, está pasando de puntillas por la actualidad local. Nadie se ha percatado, o al menos nadie ha clamado contra ello, que la zona se va a convertir en una zona comercial minorista de primera magnitud; una buena cantidad de locales comerciales que supondrán un desahogo para las esquilmadas arcas municipales y que no dudamos se dedicarán casi en su totalidad al sector de ocio y restauración.

Estos locales, adosados a la plaza de toros o de nueva edificación en la parcela calificada como Centro Integrado, aparecen en el horizonte, al igual que pasó en Leganés, como la zona de copas de Getafe. Los vecinos no tendrán que aguantar el ruido sólo durante las fiestas de Getafe o las tanganas de verano que se adjudican a empresarios o empresas cercanas. La fiesta, el escándalo, las vomitonas y las peleas, la inseguridad y el ruido para los vecinos  llegará todos los fines de semana. Con puntualidad anglosajona y desenfreno latino. Jueves, viernes y sábado, de marcha. Guauu..

Recordamos la plataforma vecinal que se montó en su día contra los ruidos de la Plaza de toros y que tuvo su enseña en internet a través del blog “elayuntamientonostorea.blogspot.com”. Era un blog de temática reivindicativa. Cuando se promovieron los barrios de El Casar y La Rabia la  exigente y actual normativa de ruidos no se había incluido aún en el código técnico de la edificación. La última entrada de esta plataforma digital exigía la demolición de ese monstruo de hormigón plantado al final de la Avenida de D. Juan de Borbón. Han vuelto los toreros; sí señor. Y con nuevos bríos. 

Ahora, no sólo no desaparece esa molestia, sino que se retoma, se refuerza y se potencia. Toma, si no quieres caldo, dos tazas. Se supone, parece lo más lógico, que los vecinos, cuando conozcan el proyecto real que se les viene encima, protagonicen un nuevo e inédito capítulo de “Ciudadanos cabreados”.¿Volverá la afición a protestar por tanta mala faena?

Con respecto a la otra parcela a la que hace referencia, el gobierno municipal recalifica una parcela destinada a un colegio, como equipamiento educativo, y lo transforma en zona verde para que se mantengan el mismo porcentaje en la redes de la zona. Como por arte de magia, el conejo que estaba aquí, en el sombrero, como no hace falta, lo transformamos en paloma; y a volar. Nada ha cambiado, pero todo es distinto. El Ayuntamiento mantiene la superficie de zonas verdes pero, con el truco, ha desaparecido un equipamiento educativo para transformarlo en locales comerciales. Podrían haber pensado en una biblioteca, ludoteca, guardería, centro cultural, etc. Pero no, qué va…

No. Lo cierto es que el Ayuntamiento –según me comentaba un amigo- se resiste a acometer más equipamientos que tenga que gestionar. Prefiere cosas privatizables o, simplemente, gastar el presupuesto, que se nutre del dinero que llega a espuertas del gobieno central,  en cemento, bordillos y alquitrán. ¿Saben por qué? Las obras las hacen los amigos, se acaban, se inauguran con paella y no piden un salario. Si se ejecuta un centro cultural, deportivo, educativo o social,  hay que dotarlo de medios técnicos y humanos. Y esos piden dinero todos los meses. La nómina del Ayuntamiento no da más de sí. No hay cama p’a tanta gente.


———————————–

Para la ilustración inferior de esta entrada hemos utilizado como base un magnífico óleo de 1987 del pintor vallisoletano Félix Cuadrado Lomas titulado «Toreros antes del paseíllo».