«Sería de necios, y empleo la palabra necios con toda la contundencia…» son las rotundas palabras del alcalde de Getafe para oponerse a la utilización como aeropuerto civil de la base aérea de esta localidad. Y no es que estemos equivocados, ni desfasados. No nos hemos equivocado de noticia. El Pleno del Ayuntamiento de Getafe ha aprobado, al menos, dos mociones en los últimos tres años contra el uso de la base militar como aeropuerto civil. Pedro Castro aseguraba que hacer eso, precisamente lo que ha hecho esta misma semana, sería de «necios» y, recalcó, que empleaba la palabra «necios» con toda la contundencia posible. Hace tan sólo un año y medio. Qué hombre tan desmemoriado y de palabras tan necias, ignorantes, o falsas.

Un año antes, el 27 de junio de 2005, Pedro Castro aseguró, tras otro Pleno municipal que rechazó la propuesta de utilizar el aeródromo militar como aeropuerto civil «que la base está situada en el casco urbano y su utilización como aeropuerto civil sería una constante molestia para la población…» Añadió, además que también se verían afectados los proyectos aeronáuticos que desarrolla la empresa EADS-CASA como el avión de combate Eurofighter.

Asimismo, el regidor afirmó en aquella fecha que utilizaría todos los medios a su alcance para impedir la utilización de la base militar como aeropuerto civil, «tanto con presión a la Comunidad de Madrid como a cualquier otra administración, por lo que aviso a aquellas entidades que pudieran tener interés en esto». Tenemos que reconocer, aunque sea por una vez, que estábamos de acuerdo con el alcalde. Y, hasta el día de la fecha, que sepamos, la base no se ha trasladado de su ubicación original; allí sigue, adosada prácticamente al centro urbano de Getafe.

El que se ha movido ha sido el primer edil, el PSOE en bloque y su socio de gobierno, Izquierda Unida que en este asunto, como en otros muchos, parece que van de comparsa. El Partido Socialista de Getafe, en su página web, se mostraba tajante contra la utilización como aeropuerto civil. El día 1 de junio de 2006 el gobierno municipal rechazaba, por segunda vez, tal posibilidad ante las noticias aparecida en la prensa que anticipaban el abandono de las inversiones y el desmantelamiento del aeropuerto de Cuatro Vientos.

La propuesta que se aprobó en el pleno, de nuevo, aseguraba que “la solución [a la desaparición de Cuatro Vientos] no debe ser alterar la calidad de vida de 1 millón y medio de ciudadanos de la zona sur de Madrid” y remachaba su oposición absoluta al traslado de la llamada aviación ejecutiva o de negocios, resaltando que «además la base militar está absolutamente rodeada de casco urbano, por lo que cualquier utilización excesiva de las pistas infringiría la normativa europea de ruido AENOR». [No perderse el archivo sonoro que se muestra como documento relacionado].

Bueno, en qué quedamos, señores. Menudas trolas que nos cuentan y, a veces, nos cuelan los políticos. Antes o ahora, una de las dos era falsa; entonces era malo para la población; en este momento es bueno para el pueblo. Ayer y hoy, el alcalde, los miembros del gobierno municipal, el gobierno regional y los responsables de Fomento, son los mismos y de idénticos partidos políticos. ¿Qué le ha dado Maleni a Castro? ¿Qué le han prometido?¿Qué ha cambiado para aprobar el convenio con estas prisas, sin Declaración de Impacto Ambiental, sin contar con los vecinos, sin la unanimidad de los grupos políticos? (menuda democracia participativa)? ¿Ustedes qué creen? De momento, prepárense a movilizarse si no quieren estar condenados a vivir junto a un aeropuerto, con más ruido, más contaminación, más peligro y con el valor de sus casas al nivel de la pista de aterrizaje. Sería de necios,.. permitírselo.