Los fuegos artificiales que se «tiran» en la Playa del Arenal-Bol la noche del día cinco de agosto, en honor de la Virgen de las Nieves (Mare de Déu de les Neus), son uno de los eventos más importantes de la programación festiva de esa villa mediterránea. Sin embargo, los del 2009 han sido uno de los más pobres (o mejor breves) si se comparan con los de los últimos años. Y es que la crisis aprieta. La estrechez de la economía municipal se transparenta en la penuria del programa lúdico y en la escasez de pólvora.

A pesar de todo, el numeroso público congregado en la playa para el espectáculo pirotécnico aplaude feliz como todos los años. Es bonito…