Cuando escribimos sobre la blogsferagetafe basándonos en la publicidad del Boletín Munucipal, ciertamente no atinamos a entender la idea municipal sobre la blogosfera. O la idea de algunos sobre la blogosfera municipal. Que no es lo mismo. Y eso que, visto ahora, con la perspectiva del tiempo trascurrido, parecía claro. Tenemos que reconocerlo. Hemos visto al pájaro, muy parecido al gavilán pero con más leyendas o mitos y haciendo «cu-cu, cu-cu, …»; igual de carnívoro, pero ladrón y desvergonzado, «pájaro que nunca anida / pone el huevo en nido ajeno / y otro necio se lo cuida»; y hay, incluso, tiene que haber de todo, quien asegura ser de su opinión, literariamente hablando, por supuesto. Pájaro mítico que aparecía en las advertencias maternas o en las nanas para asustar a los niños que no querían comer o dormir (duérmete niño/ duermete ya/ que viene el cuco/ y te comerá).

No se trata de aglutinar en un espacio municipal a todos los que se mueven en la red con un interés localista por la capital del sur de Madrid. No, en realidad, la idea de los políticos y los técnicos del Ayuntamiento de Getafe es disgregar lo que debería ser una web municipal en pequeños trozos, fragmentos o retales de las diversas áreas.

Para conformar esta telilla, ni siquiera se puede llamar red, y mucho menos blogsfera, de asteroides municipales los servicios de comunicación del ayuntamiento trabajan, además de insuflar contenido al blog del alcalde, en otros proyectos, incompletos algunos, y aún no visibles en la página web del ayuntamiento, ni en parte alguna. Solo Google rescata y saca a flote lo que está hundido o escondido en la red de redes. Oh dios,… son ellos, nos ven.

Entre los blogs que acompañarán (suponemos) a la «estrella» de Castro en la blogosfera municipal (ahora sí lo hemos entendido) están El nido del cuco (Centro de Poesía José Hierro), Educación Vial (Policía Municipal), Memoria de Getafe (fotoblog), Libro de bodas (se supone que otro fotoblog de parejas recién casada en el ayuntamiento pero aún no disponible). Ustedes juzgarán. El alcalde y su delegado de cultura y urbanismo (jo) esperan que El Nido del Cuco «se convierta en el hogar común de cientos de especimenes que vuelan por el cielo azul buscando un lugar donde compartir sus historias».

Qué bonito es el Mundo Digital de Pedro. Y nosotros tan equivocados. Ni son todos los que están, ni están todos los que son. Nos encontramos, como en la película de Milos Forman, ante del deseo municipal de una sociedad repleta de cuerdos, aunque haya algunos locos con la idea fija de que se puede ser libre, incluso encerrados, ignorados o desterrados.