El último programa electoral del PSOE, magnificado en un extraordinario y pesado folleto impreso en papel couché bajo el título de “Haremos más” anunciaba como si fuera un éxito la propuesta de un Campo de golf “público” en Perales del Río. Es triste comprobar hasta qué punto la arbitrariedad sigue adelante. Sin apenas obstáculos.

Ya habíamos definido anteriormente el campo de golf de Getafe como una obra maestra de esa especialidad urbanística, etiquetada en su día como “literatura para especular”, que son los Convenios Urbanísticos. Cierto es que ha servido como escuela para otros aficionados al golfeo. En Las Rozas, por ejemplo se recalificó una zona verde en equipamiento deportivo,.. perdón, digo en equipamiento urbanístico para viviendas.

Pocas veces, no vamos a decir nunca antes, pero casi, se había transformado un terreno protegido, incluido éste en la delimitación del Parque Regional del Sureste, en urbanizable por arte de birli-birloque. Una recalificación que podría calificarse sólo de mágica y sorprendente si no fuera porque algunos propietarios compraron los terrenos incluidos en la delimitación sólo algunos meses antes de la firma del mencionado convenio con el Ayuntamiento de Getafe. Qué osadía y qué desvergüenza. Otros propietarios, eran y son socios de los máximos “conseguidores urbanísticos” getafenses.

El “acuerdo de permuta” establecía que el Ayuntamiento de Getafe se quedaba con esos terrenos protegidos del Parque Regional del Sureste (unas sesenta hectáreas, entre cuyos usos permitidos está el deportivo) dada la «necesidad social» de habilitar un campo de golf en Getafe, según justificó el Consistorio getafense. No digan que la excusa no es una desfachatez en sí misma. A cambio el Ayuntamiento se obliga a adjudicar a los propietarios de suelo más de cuatrocientas viviendas libres en los desarrollos urbanísticos de la ciudad: eso sí son plusvalías, caramba. Además de las viviendas ya obtenidas por un terrenos que no valían ni a 3 euros metro cuadrado, el proyecto vendría de perlas como reclamo para vender los 15.000 chalés inicialmente proyectados en el gran Perales del Río.

Así, a primeros de agosto, el día 4 para ser más exactos, el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) publicaba la resolución para someter a información pública el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de “Nuevo campo de Golf de la Federación de Golf de Madrid” que promueve esa entidad en el término municipal de Getafe. El plazo, como supondrán todos ustedes era de un mes y finalizaba, según llegaban la mayoría de los ciudadanos de sus vacaciones veraniegas, el cuatro de septiembre. Como todos los años, durante los meses de julio y agosto, el Boletín Oficial está ocupado en muchos casos por aquellos asuntos que provocan polémica o debate en este municipio y en otros, suponemos. Qué suplicio de autoridades; siempre con oscurantismo, alevosía y nocturnidad administrativa. ¿A qué tienen miedo? ¿A la exposición pública o al periodo de alegaciones? En fin, miedo de qué, para el caso que hacen, ninguno de los grupos políticos … de lo que necesitan y quieren los ciudadanos…

¿Alquien tiene duda de lo beneficioso que será el proyecto, social, económica y ambientalmente para Getafe? ¿Alquien piensa que este proyecto de campo de golf, el sexagésimo que se promueve no podría ser desechado por las autoridades autonómicas por motivos ambientales? ¿El Canal de Isabel II tendrá algo que decir a esta locura de césped y golfistas ¿No sería mejor hacer un bosque de árboles autóctonos? La Comunidad podría decir basta ya a una farsa que sólo ha procurado el beneficio de los propietarios de suelo, antiguos y advenedizos, apegados al poder político y económico o no. ¿Quién habrá dado el visto bueno al Estudio de Impacto Ambiental en el Ayuntamiento de Getafe. Menos mal que Ecologistas en Acción sí han presentado alegaciones. Bravo.

Mientras tanto, Izquierda Unida de Getafe en un ejercicio políticamente funambulista aseguró que esperaría a ver la posición de la Comunidad de Madrid, porque “nosotros podríamos tener una posición distinta”; pero diferente, a qué. Divergente sólo de la posición de la Comunidad de Madrid o también de sus socios de gobierno local, el PSOE. Qué carambola; que la Comunidad esté de acuerdo y nosotros nos pongamos en frente o que la Comunidad lo deseche y sea el PSOE el que nos necesite para sacarlo adelante. ¿Propiedad conmutativa? Asegura la organización “rojiverde” (je, je…) que han aprobado una moratoria hasta tener un estudio sobre el consumo de agua de los “dieciocho hoyos”. Será sorna y cachondeo. Ganas de incordiar, o de pescar, en un río siempre revuelto.

La publicación en el BOCM del plazo de alegaciones al Estudio de Impacto Ambiental del campo de golf viene a demostrar la falta de transparencia de la administración local (y autonómica) al hacer coincidir la exposición pública y el plazo de alegaciones con el mes de agosto; además podemos revisar el incumplimiento del propio programa electoral socialista. El campo de golf no es, que digamos, ni siquiera un poquito público (a lo peor confunden lo público con lo privado) aunque lo quieran llamar así. Está promovido por una federación deportiva, que aglutina a un pocos particulares, siempre visto desde el punto de vista del interés general. Lo desarrolla una institución privada. Y de ella dependerá hasta que amortice su inversión. Y otra, ya les vale.

Diez razones para oponerse al campo de golf de Perales se del Río (además de apoyar las alegaciones de los ecologistas):

1.- Si fuera posible, evitar finalmente el pelotazo urbanístico y una operación especulativa diseñada gracias al amiguismo y la arbitrariedad.

2.- Es el sexagésimo campo de golf que se pondrá en marcha en la provincia de Madrid. No parece necesario tanto esfuerzo para tan pocos campeones.

3.- Socialmente es mejor promover otros deportes como la marcha, el senderismo, el baloncesto, el fútbol, o, incluso, el tenis. En todo caso sería mejor la equitación que el golf.

4.- El Campo de Golf de Getafe consumirá al menos unos 400.000 metros cúbicos de agua al año que según sus promotores (sólo serán 275.000 metros cúbicos, como si fuera moco de pavo) se obtendrán de la Depuradora Sur (ahora, ahora… ríanse). El agua que proporciona esta depuradora no es apta para el riego de unas instalaciones como las que se proyectan. Así finalmente alguien meterá la mano en la llave del agua del Canal de Isabel II. No pasa nada, las multas las pagan los promores que venden chalés (¿o vendían?).

5.- Los campos de golf son focos de contaminación del agua subterránea debido al uso y abuso de los productos químicos y fitosanitarios como plaguicidas e insecticidas, utilizados en el mantenimiento del césped. Además se daña irremediablemente el medio acuático del río Manzanares a su paso por Getafe. Más de lo que está.

6.- Se potencia con recursos públicos la práctica de un deporte minoritario, que suele estar asociado el uso del automóvil y la vivienda de lujo ¿Cuántos vecinos de Getafe están inscritos en la Federación de Golf de Madrid? Ridículo

7.- Se impiden actuaciones medioambientales adecuadas como la reforestación con especies autóctonas de ribera. Zapatero necesita sitios para ubicar sus cuarenta y cinco millones de árboles. Ayúdale Pedro.

8.- Los recursos públicos que se va a gastar en esta operación (por valor de unos 48 millones de euros) se podrían destinar a repoblar y rehabilitar la riberas getafenses del Manzanares y a potenciar otros deportes de base, no elitistas, y su práctica en el municipio. A potenciar el senderismo y la caza fotográfica en un entorno sostenible, no esquilmado por la avaricia.

9.- El campo de golf de Getafe no es público. Es un engaño manifiesto. Se trata de otro incumplimiento del programa electoral del PSOE de Getafe.

10 .- Porque no; simplemente porque no nos gusta el golf. En la Comunidad de Madrid existen actualmente cuarenta campos de golf . Sí 40. 5 campos de golf de 36 hoyos; 15 de 18 hoyos; 12 de 9 hoyos; 5 Pitch &Putts (una especie de golf para enanitos); y 3 campos de golf rústicos. Además se proyectan otros veinte nuevos campos. Seguramente no habrá agua para tanta sed; y los acuíferos, cada vez más contaminados.

——————————————

 

Relación de propietarios que aparecían en la firma del convenio con el Ayuntamiento. Conocidos y amigos de conocidos, socios de …, próximos al…, independientes de…