Un informe de Transparecia Internacional, organización no gubernamental, pionera en la lucha contra la corrupción en el mundo, relaciona directamente el incremento del precio de la vivienda y la corrupción (llamémosle número k). Parece difícil definir el concepto de corrupción aunque cualquier hijo o hija de vecino tiene claro que «si están ahí será por algo«. Ese «algo» es el objetivo de un conjunto de prácticas por las que alguien hace valer su cargo, de político electo o funcionario, empresa o puesto para aumentar sus privilegios.
La Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción, primer instrumento jurídico internacional para el combate contra esta lacra de la mayoría de las administraciones públicas del mundo, no la define y prefiere una relación descriptiva de las diversas formas de corrupción, sin dejar cerrado el capítulo. Cada día surgen nuevas ideas para pervertir el bien común. Los delitos por corrupción, según la Convención de Naciones Unidas son, entre otros, el soborno de funcionarios, la malversación, apropiación indebida, desviación de bienes públicos por funcionario público, el tráfico de influencias, el abuso de funciones, enriquecimiento ilícito, el soborno, el blanqueo del producto obtenido, etc..

El gobierno español ratificó el Convenio el pasado día 19 de junio de 2006.El informe de TI 2006 para de España, publicado recientemente, y elaborado por Manuel Villoria Mendieta, Catedrático de Ciencia Política de la Universidad Rey Juan Carlos parte de la premisa, en términos general, que «el ámbito donde la corrupción es más elevada es el del nivel local de Gobierno«, sobre todo «en la costa o en la inmediaciones de las grandes ciudades«. Al igual que Marbella es ejemplo internacional de ciudad «podrida» situada en la costa, Getafe es claro ejemplo del segundo supuesto, como municipio próximo a Madrid capital. Hay que recordar que Getafe cuenta con un concejal socialista condenado a pena de cárcel por corrupción (firme y cumplida).El ayuntamiento de Getafe también figura en los anales de la historia local más reciente con el infame honor de haber «nombrado» una comisión de investigación municipal para dilucidar sobre el rápido y fulgurante enriquecimiento de los ex concejales socialistas del Ayuntamiento de Getafe. Desorbitado enriquecimiento de los que han sido «primeros espadas» y hombres de confianza del alcalde Pedro Castro; más de cuatro años ha tardado el primer edil en reconocer que «no es ético» el comportamiento de sus compañeros de partido. Qué cara más dura. Getafe es la Marbella de Madrid.

El profesor Manuel Villoria, preocupado permanentemente por la ética y la corrupción en el ámbito de lo público, asegura que «la calificación del suelo urbano es el origen de los mayores casos de corrupción«, y cita expresamente a los convenios urbanísticos como una de las prácticas que generan más situaciones de descomposición y podredumbre. Nosotros ya habíamos definido esta modalidad como «literatura para especular«. El documento de TI cita algunas de las formas de operar que más corruptelas y perversiones del urbanismo local provocan.

1.- «Prácticamente todos los alcalde están a favor de los convenios urbanísticos como forma de conseguir ingresos«. Si mala es la práctica en sí cuando se utiliza para financiar el Ayuntamiento, cuánto peor será si la firma de esos convenios repercute de forma ostensible en el patrimonio de unos pocos; y peor aún si la fortuna fácil llega sin vericuetos a los que han sido tenientes de alcalde con responsabilidades sobre el urbanismo o el patrimonio municipal.

2.- «La modificación de los planes generales es frecuente«. El anterior plan General de Ordenación Urbana de Getafe, que diseño y aprobó el ex concejal de Urbanismo, Jesús Neira, se modificó de forma puntual más de catorce veces desde que dejó la política, estando, en bastantes ocasiones, directamente implicado como propietario o como simple comisionista(Kelvinator, Huerta del Jardinero, Manini, Bercial,

………….

6.- «Se ha permitido el acaparamiento de suelo en manos privada para generar una aparente escasez cdel mismo y la consiguiente subida de precios». El único desarrollo de vivienda de esta legislatura en Getafe es el que desarrollan los exconcejales socialista en El Rosón. Y a qué precios…7.-«Se ha expropiado a particulares para ceder posteriormente a empresas con fines sociales, las cuales, con el suelo en su poder, lo han vendido después a precios astronómicos» … Aquí en Getafe, la literatura urbanística ha sido capaz de transformar milagrosamente terrenos protegidos en edificables creando «la necesidad social» para hacer (risas) un campo de golf y poder pagar, así, a través de un convenio, a los propietarios (qué casualidad, son los mismos de siempre) con viviendas libres. ¿Y Tordesillanos? Manuel Villoria termina con un par de prácticas deshonestas más y un rápido apunte sobre la financiación de los partidos políticos y las comisiones (el famoso 3 por ciento de Maragall; ¿pi por ciento, eh noi?) .

Así empezó la historia de la corrupción de determinados personajes del ámbito local. Durante los años 80 los partidos idearon un sistema de financiación «oculto» que, a través de los llamados «recaudadores«, hacía caja del urbanismo. Durante esa década y la siguiente, esos personajes vieron pasar entre sus manos demasiado dinero. Demasiada pasta. La cosa parece evidente. A veces se pierde el control… La tentación… Una casita en la playa, un local en este edificio. Y así, peseta a peseta, un euro detrás de otro, se perdió la honestidad personal y, con el nuevo siglo, se adaptaron las estructuras, constituyendo auténticas tramas empresariales que canalizaban, sobre todo, el enriquecimiento personal; ex concejales disfrazados de empresarios de éxito sin arriesgar nada más que el prestigio. Al fin y al cabo el partido se nutre y sobrevive esquizofrénicamente del ayuntamiento, confundiendo ámbitos que deberían estar perfectamente delimitados, a través del cordón umbilical que le une y que está formado por cientos de trabajadores sin méritos demostrados, lacayos, enchufados, mercenarios y comisarios políticos. A las prácticas enumeradas por el catedrático de la Rey Juan Carlos, se puede añadir otras y múltiples variaciones de matices burdos y descarados con mismo guión marxista (de los hermanos); la tierra para el que la trabaja, en este caso para el que la recalifica.

La acción prolongada de las corruptelas ha hecho confundir, a técnicos y políticos, la discrecionalidad y racionalidad de la administración con la arbitrariedad en el planeamiento (lápiz y borra) y el interés particular, amparados la mayoría de las veces en la ignorancia general en un tema tan especializado y enrevesado como el urbanismo. Sus mayores esfuerzos se han centrado en la búsqueda de recursos jurídicos y técnicos que invaliden penalmente las decisiones que toman y delas que se benefician aun sabiendo que son injustas.La mayoría de los convenios urbanísticos suponen, en el fondo, una malversación de fondos públicos que esquilman o dilapidan el patrimonio municipal en beneficio de unos pocos particulares. Se sustituye el interés general por los beneficios de las empresas de «testaferrros, amigos y compañeros«. El enriquecimiento y la codicia son de un tamaño tan exagerado que provocan incluso enfrentamientos entres los «recaudadores«.Se propone e intenta un reparto de trabajo, adjudicaciones y prebendas en función de la disponibilidad en todos sus sentidos; de la aldea global al pesebre total. Se amenaza, se tacha, se veta a los que discrepan. Todo controlado. El dinero manda más que las ideas. Hay más gente de la que parece que es capaz de seguir con fe ciega las consignas, y llegado el caso, retirar hasta el saludo. Todo un ejemplo del papel que corresponde a cada uno en la sociedad civil. El informe de Transparencia Internacional es clarividente en términos generales en cuanto a la especulación urbanística en el ámbito local. El incremento de la vivienda está ligado directamente a la corrupción y, por tanto, podríamos deducir que el número que mide su incremento (k) en los ayuntamientos es igual a pi, al menos durante los últimos cinco años [k = pi]. ¿Cuánto se ha incrementado la fortuna de estos antiguos»socialistas» y nuevos ricos? Ah… eso parece que ha engordado algo más que pi y habrá que armarse de paciencia y una calculadora con una pantalla de más de 9 dígitos.

 


IMAGEN SUPERIOR: Adaptación de un maravilloso dibujo del grabador y litógrafo mexicano José Guadalupe Posada (1852-1913), incansable luchador contra la corrupción.