O tienen poca imaginación o son tontos de remate; decir memeces para defenderse. En el último número del periódico Getafe Capital se pudo leer un chascarrillo indeterminado bajo el sombroso epígrafe de «misterios sin resolver» en el que se acusaba a un conocido grupo editorial de no pagar el Impuesto de Actividades Económicas. Nosotros queremos, en la medida que podamos, ayudarles a encontrar la respuesta a su ignorancia.

En parte, el escrito nos halaga; en parte nos censura, de forma errónea. El «sagaz» comentario está dirigido a la empresa que edita el periódico Observador y se motiva por el enfado al comprobar que este último hizo público, en su último número, el trato de favor que recibe el periódico filosocialista de una empresa pública local, Gisa, gestionada por el hijo del alcalde, David Castro.

Parece que el «misterio» nos atribuye el privilegio de no pagar los impuestos locales o no querer hacerlo.., sólo por criticar. Además, ¿habrán querido decir que el Concejal de Hacienda (PSOE) nos permite tal cosa? ¿Lucas? ¿No se nos exige, ni se nos va a exigir, el pago de la mencionada deuda? ¿Habrá, por tanto, falta o delito en alguna de las actuaciones ya sea nuestra o del responsable municipal?

La nota que no estaba firmada se la atribuiremos, por tanto, al director; a la redacción; o a algún colaborador ocasional de esos que aparecen sólo de vez en cuando en ese medio. Hay que ser, desde luego, inepto y mal intencionado, torpe y zafio. No sólo no queremos pagar el IAE al que se refiere, sino que estamos en nuestro derecho, porque, -claro- el comentario, fuera de lugar, está motivado por el enfado; al menos se reconoce que «hacemos lo que debemos al denunciar los errores y abusos de la administración»; los profesionales que los son, de ese medio, aunque sin poder ejercer como tales, deberían comprobar la fuente de sus noticias y, sobre todo, no meterse en líos.

No sólo ignora -la fuente informativa- cuándo el sujeto pasivo está obligado a ese impuesto. Además desconoce, por lo visto, los «privilegios» que mantienen con Hacienda los empresarios de Getafe Capital, Jesús Neira, Antonio Alonso, Luis Miguel Díaz (Trébol) y hasta el cuñado del que ejerce como editor; estos personajes que ven pajas inexistentes donde ellos tienen vigas (ya lo dice el refrán castellano, «cree el ladrón que son todos de su condición») tienen sus más y sus menos con la Hacienda Pública. Y las que no sabe Hacienda. Si se trata de que hablemos de editores e impuestos impagados, que lo digan. No tenemos ningún problema en aceptar el reto: vamos a ver quién o quiénes quedan como … «insolidarios», por decirlo así, suavemente.

El «correctivo» del Getafe Capital parte de la información publicada por Observador y que denuncia que el hijo del alcalde, David Castro tiene firmados dos convenios de publicidad sólo con la editora de los exconcejales socialistas. El resto de medios locales, no existen para la empresa que gestiona de tal manera «el heredero».

Lo peor de este muchacho son sus inexistentes dotes políticas a pesar las enseñanzas del padre, incluso del ADN. No se le ha ocurrido otra cosa que empezar a llamar a los anunciantes del medio crítico para que dejen de anunciarse. ¡Viva la libertad de prensa! Y es que, en el fondo, este muchacho, aunque no lo parezca es de la estirpe de los «castros«.

Debería pensar seriamente que esas «iniciativas» suyas «tan democráticas» van mucho más allá de un simple comentario de gacetilla y se convierten en la peor faceta de un personaje público al que pagamos con los impuestos… de casi todos. Iniciativa que se podría calificar llegado el caso, en un juzgado, como algo más que un enfado infantil.