Desde mi última cita con esta página, muchos son los cambios que se han producido en España. A partir de los traumáticos atentados de marzo, el país ha cristalizado un cierto malestar con algunos modos y actitudes del gobierno vigente hasta dos días después. A la buena marcha en general de la economía hay que contraponer el empecinamiento de Aznar por huir del ámbito natural de la política exterior española, el mediterráneo y américa latina, y meter al país en aventuras militaristas (como hiciera el PSOE, no olvidemos, con el ingreso en la OTAN o la actitud «colaboracionista» del gobierno de Felipe González en la primera guerra del Golfo) que nada solucionan los problemas globales del mundo (hambre, enfermedades, comercio justo, energía, ecología, sostenibilidad, …).

Ganó ZP. Y ha empezado ya el nuevo presidente del gobierno con los bríos de quien se ve capaz, en teoría, de solucionar los problemas de España. Nos parece que Rodríguez lo puede hacer bien y llegar a ser un gran presidente, en tanto en cuanto corrija ese pequeño problema de la demagogia y del interés electoralista (no parece bueno ni retirarse de Irak y aumentar los «efectivos» –soldaditos- en Afganistán, ni generar falsas esperanzas de hacer pisos en Madrid por 60.000 euros.) al que tan acostumbrada está su cohorte de ministros.

Y lo que en España se ha empezado a corregir, en Getafe, lo seguimos sufriendo con los modos y formas del Gobierno local empecinado en rehusar el dialogo en las decisiones que toma. Lo contrario de Zapatero (entre otras cosas) se llama Castro. Mientras se niega al diálogo con las cooperativas y los propietarios del suelo en los nuevos barrios (Los Molinos y Buenavista), sus ex concejales, compañeros de partido y amigos avanzan con el Plan General para hacer lo que quieren en los otros nuevos sectores (El Rosón, Perales del Río, etc..). Necesariamente se hace pensar en el amiguismo que predomina en el urbanismo local y que hará difícil solucionar los verdaderos problemas de los vecinos en materia de vivienda.

Hay oportunidades a la vista que parecen sumamente fáciles. Castro se pone en contacto con su amigo José Bono, le cede los cuarteles por el simbólico precio de un euro y se los cede a Trujillo, la flamante ministra de Vivienda. Haciendo pisos pequeños de unos 50 m² y gestionando con pulcritud (sin que se pierdan esas «comisioncillas» que siempre andan por ahí tentando al personal) podrían ser una realidad los primeros 5.000 pisos a 60.000 euros. ¿Será capaz nuestro alcalde de solucionarlo en una primera reunión, o quizás necesite de las movilizaciones y las amenazas de lucha callejera como hacía con los anteriores ministros (ahora será más fácil enterrar la A-42)?. O tal vez necesite de la ayuda del PP local para que sea este último el que organice las manifestaciones en contra de los ministros socialistas.

Lo de la oposición en Getafe no tiene nombre. En el último boletín oficial del Ayuntamiento el responsable de urbanismo local del PP, José Luis Vicente, afirmaba textualmente en el escrito de opinión de su grupo político para justificar su apoyo a la expropiación de terrenos que «el Partido Popular de Getafe, por encima de sus intereses electorales legítimos y por encima de sus posicionamientos ideológicos, siempre estará defendiendo el interés de los vecinos de Getafe»; es decir, déjenme traducirles esta joya digna de una antología del disparate político: algunos de los posicionamientos ideológicos del PP están en contra del interés general de los vecinos de Getafe. Increíble pero cierto. Está escrito. Los votantes del PP en Getafe pueden estar satisfechos con sus representantes locales. Y sus dirigentes regionales y nacionales. Pensarán estos ediles que son esos los mimbres que necesita el PP para derrotar a Zetapé y a Pedrocá.

El propio boletín municipal en su último número se excedió en su ignorancia y publicó como ilustración de la información relativa a los Consorcios los edificios de La Rabia, que como saben muchos se desarrolló como Junta de Compensación y que gestionaron los amigos del alcalde y ex concejales socialistas. Todo un acierto gráfico y documental.

El follón de PSG

No podemos pasar por alto algo que ya tratamos hace un par de números y lo que no se ha respondido de ninguna manera (bueno últimamente siempre es así). Se trata del asunto PSG, follón del que todo el mundo huye como de la peste. Ya se ha publicado en el periódico Crónica de Madrid quién participa de ese negocio y es público; pero nada se ha dicho de las operaciones que viene realizando a través de dos Cooperativas.

No tenemos constancia que ninguna de las compraventas de «fincas rústicas» que PSG ha ido adquiriendo con el dinero de los cooperativistas y del dueño de Nesgar (Manuel Muñoz) para las cooperativas haya sido inscrita en el Registro de la Propiedad. Locos deberían estar los registradores para tal desatino.

Las escrituras presentan irregularidades que un notario no debería haber despreciado. Si en la Notaria de Huarte no saben multiplicar, en el Registro de la Propiedad deben cogerse una calculadora para saber a cuánto está pagando el metro cuadrado y los errores o las falsedades de las que el Señor Notario da fe. Además parece poco sensato el hecho que la persona que compra los terrenos por parte de las cooperativas no sean sus presidentes (es un apoderado, intermediario de terrenos y familiar de un edil socialista ) y además en la escritura se habla de «futuros derechos urbanísticos»: ¿cómo es posible?

Además, ambas cooperativas, Getafe Capital del Sur y Getafe, Cuna de la Aviación Española, han gastado el dinero de los socios en adquirir tierras que pueden (¿?) expropiarse, y aún así han adjudicado viviendas de protección pública a sus casi dos mil cooperativistas. De momento, eso es -presuntamente- una estafa (aún no está vigente el Plan General y hasta hoy se trata de terrenos rústicos). Y si finalmente fuera cierto lo que dice el alcalde, que no creemos, el tema de PSG sería asunto de «telediario de las tres», uno de los primeros grandes escándalos de la España socialista de ZP. Y el «que aparece» en PSG , además es militante y aportante del PP local. Cientos de afectados sin casa y sin dinero. Nadie olvide que PSG está comprando desde 140 a 170 euros el metro cuadrado de suelo bruto rústico sin urbanizar. Y la oposición callada. 

 


NOTA.- Octubre de 2007. Artículo publicado en El Observador en Abril de 2004. El asunto PSG sigue dando tumbos sin un final predecible (). Este articulo y «Problemas matemáticos, jurídicos y sociales…» fueron objeto de una demanda presentada por el Notario de Getafe, Sr. Huarte Montalvo ante los juzgados de Getafe, siendo archivada por el juez y echándo la culpa de los errores o falsedades que existen en las escrituras de PSG a los oficiales administrativos de la mencionada notaría. Toma ya.